domingo, 28 de junio de 2009

MICHAEL JACKSON - UN TRIBUTO DESDE CRISTO REY, SANTO DOMINGO

por Víctor Rodríguez.

¿Es posible tener un amigo que nunca hayamos conocido en persona?

Desde pequeños recibimos, a través de los medios de comunicación, a cientos de personas en nuestras casas. Políticos, artistas, consejeros, astrólogos, locutores de noticias, en fin personas de todas las ramas sociales desfilan ante nosotros. Con algunas de estas personas congeniamos, con otras no. A algunas simplemente las ignoramos. Pero hay algunas que inexplicablemente provocan una afinidad colectiva, masiva, total, al punto de que se convierten en fenómenos que desafían la lógica. Y todos creen conocer cada detalle sobre esa persona. Y comienzan a crearse los mitos y las rivalidades, pues los admiradores y los detractores se enfrentan defendiendo cada uno su opinión. Con el tiempo, las falsas realidades se mezclan con las verdaderas y estas personas pasan a ser personajes de leyendas.

Sin embargo, aún con el mundo en sus manos, algunas de estas personas pueden sufrir por sentirse totalmente en… ¿soledad? Por increíble que parezca, así es. Decepcionados por las personas que se les han acercado para sacarles provecho, crean a su alrededor un muro de protección que los hace ignorar incluso a los que realmente les quieren.
Cuando una de estas personas se marcha de este mundo, deja en sus admiradores un sentimiento de impotencia por no haber tenido nunca la oportunidad de haberle hecho saber, personalmente, que había alguien en un rincón del planeta que le quería y le respetaba.

Michael Jackson fue uno de esos mega-amigos desconocidos cuyo respeto fue bien ganado.

Demostró su sensibilidad ante los males del mundo en canciones como “Man in The Mirror” (El Hombre en el Espejo), “Heal The World” (Curen al Mundo”), “Earth Song” (Canción a la Tierra), “They Don´t Care About Us” (No les Importamos), “Black or White” (Negro o Blanco), “We Are The World” (Somos el Mundo), “Gone Too Soon” (Ido a Destiempo). Nos enseñó su lado romántico en decenas de canciones como “Remember The Time” (Recuerda Aquel Momento), “You Are Not Alone” (No estás Sola), “Rock With You” (Bailar Contigo), “The Girl Is Mine” (Ella Es Mía). También su desamor en “Dangerous” (Peligrosa), “Who Is It?” (Quién Es), entre otras. Tenía su lado divertido, pero se quejaba del trato a su persona en los medios de comunicación con las canciones “Leave Me Alone” (Déjenme Tranquilo) y “Scream!” (Grito!).

Pero según sus propias palabras, “Childhood” (Niñez) era su canción favorita. Sus letras lo dicen todo:

¿Has visto mi infancia? Estoy buscando el mundo del que vengo. Porque he estado mirando en mi corazón perdido y encontrado. Nadie me comprende. Ellos me ven como extraño y excéntrico porque sigo retozando como un niño, pero perdónenme…

La gente dice que no estoy bien Porque me gustan las cosas simples... Ese ha sido mi destino para compensar por la infancia que nunca he conocido...

¿Has visto mi infancia? Estoy buscando esa maravilla en mi juventud como piratas en sueños de aventura, de conquista y de reyes en el trono...

Antes de juzgarme, trata de amarme… mira dentro de tu corazón y entonces pregunta, ¿Has visto mi infancia? La gente dice que soy extraño porque me gustan las cosas elementales. Ese ha sido mi destino para compensar, por la infancia que nunca he conocido...

¿Has visto mi infancia? Estoy buscando esa maravilla en mi juventud como cuentos fantásticos para compartir, pero en los sueños me atrevo, mírame volar...

Antes de juzgarme, trata de amarme.
He tenido una juventud dolorosa…
¿Has visto mi infancia ....




Que descanses en paz, amigo.
Fotos: Manuel Tejada y Los Angeles Times.